image

EL SER Y LA CIUDAD PARA LA VIDA
ARTICULACION
(MODELO DE OCUP ACIÓN DEL TERRITORIO)
PONENTE: JOSE CLARETH BONILLA CADAVID
“El origen primigenio de los asentamientos urbanos fueron la necesidad de abastecimiento de agua o a las condiciones defensivas, rutas comerciales, la comunicación marítima o terrestre, el clima, etc. Posteriormente se tuvieron en cuenta otros factores como la estrategia política, el paisaje, el aprovechamiento económico, el turismo, etc.; pero todos ellos están ligados al territorio, al «genio» del lugar” Antonio puerta López

Los seres vivos tienen una estrecha simbiosis con su territorio, dentro de sus múltiples inter-relaciones, que se dan entre el territorio y la vida, van construyendo mundo, mundo donde la supervivencia es el elemento que los mantiene unidos y compartiendo la tierra y su hábitat, como un derecho de todos.

La historia de las distintas civilizaciones, parten del hombre como constructor de mundo, de su cultura estableciendo relaciones con la otredad, la vida en sociedad, su arte y creación artística, su lenguaje como comunicación, son el legado que invoca en cada momento la memoria de nuestros antepasados que fundaron. Nuestra ciudad y los territorios que habitamos.

En el escenario de los territorios donde florece la vida, emergen las necesidades existenciales, la supervivencia, la lucha por la existencia, su construcción de territorio y el sostenimiento del hábitat, le hacen posible el milagro de la vida, como valor ético fundamental.

Por eso, el logro más grande de la evolución lo encontramos en el territorio, en la construcción del hábitat, del clan o tribu, como una construcción social de sus relaciones con los otros, su economía y su cultura, como lugar donde nace la apropiación social de su habitación.

Allí, está presente el SER que llamamos ciudadan@s Manizaleños con todo
el patrimonio natural; allí, está el agua, las cuencas hidrográficas base de la vida, nuestro medio ambiente, la diversidades de nuestra flora y fauna, caracterizada como de “media montaña Andina” o la Aldea encaramada de Albeiro Valencia.

Estamos hablando de una utopía de aquello: que-no-sido-pero-que-puede-ser, un escenario de ciudad anclado en lo objetivamente posible, en el clamor de los nuevos tiempos del cambio climático, en una ciudad pensada para el ejercicio de la equidad y el gozo estético de la vida, con un hábitat digno para los Manizaleños de este nuevo siglo.

Ahora, fundamentados en estudios de desarrollo sustentable, se identifican dos sujetos dialécticos el SER Y LA NATURALEZA, de cuya síntesis depende el porvenir de esta tierra y, al confrontarlo con lo que se plantea en el MOT (Modelo de Ocupación del Territorio), para los próximos 12 años en Manizales. El Colectivo “SUBAMONOS AL BUS DEL POT” se propuso constituirse en un ejercicio Ciudadano de discusión y deliberación, en foros, congresos, expediciones ciudadanas, tomando como base la reflexión y deliberación en la posibilidad de un proyecto de ciudad, que dé respuesta a las falencias vividas en los últimos gobiernos, muy específicamente, el lado humano del POT como pregunta clave:
¿El SER dónde estuvo?,

Recordemos, como muy a comienzos del siglo XX en la recién fundada Sociedad de Mejoras Públicas de Manizales (1912), por intermedio del Urbanizador Ricardo Olano de la Sociedad de Mejoras Públicas de Medellín, se conocieron los modelos de organización territorial de las nacientes Ciudades Europeas, donde después de instaurada “la revolución industrial”, existían dos modelos de urbanismo, un modelo denominado, “Ciudad intensiva” basada en la edificación en altura, el cual fue poco acogido y otro modelo urbanista de una Ciudad diseñada como “Ciudad Jardín”, con sitios para habitar, trabajar, descansar y circular, este modelo fue el más aceptado por las ciudades Europeas (Madrid, Londres, París, Estocolmo y Berlín). Todo parece indicar que Manizales conoció de estos modelos, por el cuidado que se dio a comienzos del siglo XX a la ciudad, bajo el liderazgo de la recién fundada SMP de Manizales.

Desde esta perspectiva, es bueno reconocer, que el modelo de ordenamiento del territorio de la Ciudad, durante la primera mitad del Siglo XX estuvo vigilado por la SMP de Manizales, Institución que en la práctica remplazo en parte al estado, debido al centralismo existente. La ciudad llego a ser una de las ciudades más destacadas y prósperas del País. Se preguntaran algunos nuevamente y el SER del Ciudadano Manizaleño, dónde estuvo?.

Los historiales cuentan como Manizales se levanta de las cenizas y, al igual que el ave fénix, después de un terremoto en al año de 1875 se puso a prueba su empeño luego con dos incendios acaecidos en los años 1924 y 1925, los cuales acabaron prácticamente con la ciudad, se quemaron cerca de 34 manzanas y al año siguiente (1926) se quema la catedral, es entonces, cuando renace el espíritu emprendedor de los Manizaleños, la virtud cívica emerge como estructura que orienta el SER y en menos de diez años, reconstruyen su territorio, son muchas las obras que realizaron y en una década se reconstruye la Ciudad, pero lo más importante fue el SER del ciudadano ejerciendo su espíritu CÍVICO liderado por el Padre Adolfo Hoyos Ocampo.

Estamos en una ciudad emprendedora con cable aéreo a Mariquita y exportadora de café, una estirpe Antioqueña de emprendedores, lograron que el territorio fuera uno de los más prósperos del país, los historiales de la SMP, consignados en la Revista CÍVISMO hablan de su liderazgo, convertido en un proyecto de ciudad, los grandes hechos de mediados del siglo XX nos muestra como la SMP está vinculada a la creación de varias obras, como: El palacio de Bellas Artes, la Universidad Nacional Sede Manizales y de la Universidad de Caldas, la vía a Chinchiná, cuyas obras se facilitan gracias a los recaudos de un peaje cívico, a la carretera al Magdalena por Cerro Bravo en el año 48, vía que sustituye el Cable Aéreo.

Estos hombres cívicos lograron traer de España, Francia y Alemania y EEUUU. Los arquitectos que diseñaron el CENTRO HISTÓRICO, con su estilo republicano único en el País y que hoy padece la decidía de las Administradores locales y del cual, se espera que el nuevo Alcalde Dr.Octavio Cardona plantee un “Plan de Acción o de Gobernanza territorial”, que dé una solución integral al manejo del espacio público y a la peatonalización de la carrera 23 y, así poder rescatar el “Patrimonio Cultural y la memoria colectivo del SER”, que lo habitó y los que vivenciamos hoy el desastre.

Este ejerció virtuoso del SER Ciudadano, se fractura a mediados de siglo, después de la celebración del centenario de la Ciudad, la violencia partidista del 9 de abril y la política centralista de la Capital Bogotá, sumada a la voracidad partidaria de algunos políticos que logran desmembrar el territorio en la los años 60s. Quedó luego, nuestro Departamento con las deudas, mientras Pereira y Armenia crearon sus propios feudos, desde ese tiempo empieza a emerger en Manizales una clase política, la cual, ejerce una de las mayores violencias hechas al territorio y al SER de los Manizaleños; el editorial de la Revista CIVISMO No. 248 de febrero de 1981, se denuncia: “Siguen retornando los tugurios, si así puede utilizarse la figura, a través del cinturón periférico de Manizales”. Y más adelante señala:

“Está bien que cada ser humano tiene derecho a un techo, como que es justificable de veras, pero no mediante unas prácticas que en lugar de levantar el valor del ser humano lo están degradando, le están insuflando al odio y en lugar de moverlo con el alma, lo están modelando para que se mueva como un despreciable títere”

Este testimonio de CÍVISMO, muestra que en ese momento histórico ya hablamos de un territorio no planificado, es el tiempo de las invasiones, de la vivienda clientelista, se preguntaran dónde está el espíritu cívico de los Manizaleños?. – QUEDO CONVERTIDO EN TEJAS Y LADRILLOS-. No tiene sentido hablar de nombres, porque ellos se identifican a sí mismo, con su silencio y con la pérdida de la confianza. El capital social heredado, poco a poco, se fue gastando para quedar convertido en empresas electorales que son mantenidas por una clientela política, de diferentes matices, que siguen genuflexas a las élites de un estado corrupto, que replica a gran escala las empresas, como los retazos de unos partidos políticos que perdieron la confianza y credibilidad, por parte de los ciudadanos,

La ciudad que tenemos es fruto de un proceso de desarrollo espontáneo, producto de las invasiones hechas en territorios de alto riesgo, como correlato a un usufructo político, impulsado por el aprovechamiento la necesidad humana de un hábitat para su familia, que a pesar de ser un derecho humano fundamental todavía en el Siglo XXI padecemos su ausencia, sumado a ello en los años siguientes al proceso de “migración cafetera”, procesos de migración y desplazamiento aprovechados por los dirigentes políticos, para sembrar las bases del clientelismo que perdura hasta muy entrado el siglo XXI. La Ciudad no estaba planeada para albergar el gran número de desplazados y campesinos emigrantes, los cuales con la aquiescencia de los políticos de turno, fueron construyendo su habitat en sitios de riesgo, con el silencio cómplice gobernantes, situación que luego es capitalizada como justificación, para proyectos como el Macroproyecto San José, el cual, en su exposición de motivos enuncia los riesgos de las laderas otrora invadidas.

En este escenario de qcorrupción y clientelismo, el ordenamiento territorial, es un concepto que se quedó en sus enunciados de la Ley 388 de 1997. Es por esto, que Manizales carece de un ordenamiento territorial, los procesos de planeación del territorio de la ciudad, nacieron contaminados por los intereses personales de los urbanistas y los gobernantes de turno.

Los ciudadanos excluidos vieron pasar las avenidas desde las montañas y terrenos invadidos, ellos, los urbanistas lograron comprar terrenos a bajo precio, para luego, construir sin pago del impuesto de plus-valía, produciendo el fenómeno “gentrificador” -léase desplazamiento-intraurbano-, en esos terrenos edificaron apartamentos, para la clase política emergente o para venderlos muchos más caros.

Manizales, aborda el siglo XXI de espaldas al paisaje y muy ajena a los sitios de esparcimiento y disfrute estético de los ciudadanos, que como sujetos dialécticos en la construcción de su territorio, sienten como: “Se empobrece la identidad y la singularidad de las ciudad especialmente en aquellas donde no existe un núcleo histórico fuerte o unas condiciones topográficas especiales.”, como la nuestra.

Este es el drama de Manizales con la complejidad de su territorio, al que se suma, el no reconocimiento de sus habitantes más desprotegidos, quienes siguen manipulados por las empresas electorales, la cuales, siguen repartiendo prebendas que mantienen cautivó al elector. Por eso, la falta de compromiso se manifiesta en la indiferencia y/o falta de identidad y autonomía. Se infiere que el Ciudadano no vota, debido a la desconfianza que genera este tipo de democracia representativa.

La poca participación ha hecho de la ciudad, una ciudad fracturada y un centro histórico olvidado, un ciudadano sin memoria, que no se reconoce el devenir histórico de la ciudad.

Hoy la ciudad padece problemáticas que han desestructurado el tejido Social, como es el caso del “MACROPROYECTO SAN JOSÉ”. Un hecho sin precedente en una ciudad como Manizales, donde se atropella una cultura, un espíritu de vecindad, una memoria colectiva en un sector de los más históricos de Manizales familias enteras fueron desarraigadas, despojadas y engañadas, bajo el silencio cómplice de la clase política. Se trata de un proceso de violación de los derechos Humanos, como se pudo constatar en el TRIBUNAL DE VICTIMAS, realizado el 13 de Noviembre de 2014, allí se condenó simbólicamente a los mandatarios locales y a sus políticos de turno, por el desplazamiento forzado intra-urbano, por eso, insistimos que Manizales vive de espaldas al SER, al paisaje y a la memoria histórica, nuestra clase política es ajena a este tipo de estética y porque no decirlo, de ética.

Esta mirada de la Ciudad difiere en su estructura, frente a los demás Modelos de Ocupación del Territorio (MOT), estamos hablando para que nuestros nietos y las nuevas generaciones, quienes pronto serán los dirigentes de los destinos de la ciudad y, por lo tanto, como factor vital, se debe tener en cuenta la diáspora Manizaleña o dispersión de los estudiantes que emigran en búsqueda de mejores oportunidades, apenas se intuye cuando conocemos tantos adultos mayores con “hijos virtuales”.

La pregunta es para quien o para quienes se va formular el POT?, desde luego que debemos estar pensando en nuestra juventud.Que derecho nos asiste crear un modelo de ocupación del territorio para los jóvenes de hoy, que serán los adultos del mañana que pensaran nuestros nietos (año de 1932), de este ejercicio hecho a espadas de los futuros SERES que habitaran este territorio.

Nuestra visión debe estar en el SER de nuestros nietos y Jóvenes, serán ellos quienes en el año 2027 – 2032, harán el juicio histórico, sobre el (MOT) Modelo de Ocupación del Territorio, que nosotros hoy formulamos.
-¿Será que somos conscientes del imaginario que ellos tienen sobre el entorno ambiental y desarrollo de la Ciudad? Y de, ¿Cuál será la imagen que tienen sobre aquellos que desde los escritorios planean la ciudad? -Qué pensarán estos jóvenes de hoy de la ciudad que ellos desean para vivir en el 2032. ¡Acaso no estemos equivocados!

Es esta la responsabilidad que nos asiste y seremos responsables del juicio de las nuevas generaciones, que muy seguro estará más centrado en la forma como diseñamos una ciudad, sin tener en cuenta al SER y la forma como tratamos nuestro patrimonio natural tales como: el Agua y todas las múltiples interrelaciones que se dan en nuestra biomasa, rica en flora y fauna.
CIUDADES PARA LA VIDA

En el marco del desarrollo del VII FORO MUNDIAL, donde se planteó, la necesidad de:

“Promover una nueva agenda urbana que pueda superar el desafío de la ausencia de planeación y de un marco legal adecuado, que conlleva a la incesante Expansión de las ciudades, al uso intenso de energía y a las alarmantes y los peligrosos impactos del cambio climático, a las múltiples formas de inequidad, la exclusión y a las crecientes dificultades en la oferta de un trabajo digno para todos.”

Esta agenda debería establecer un modelo de urbanización centrada en la gente, basado en la construcción de “Ciudades para la Vida”.

La nueva agenda urbana requiere de nuevas tecnologías, de datos urbanos confiables y de enfoques integrales y participativos de planeación, que respondan a los desafíos actuales y a las necesidades emergentes de las ciudades del Futuro”. Esta ciudad del futuro es la que pensamos para Manizales, un proyecto de construcción social de territorio hecho a escala humana.

El ser humano, en sus relaciones con el entorno, está en cada momento que transita por la tierra, construyendo realidades que pueden ser económicas, sociales y, en su integración con los otros construye mundo como realidad simbólica de significantes y significados. El territorio es el lugar donde estas realidades son posibles,

Al hablar de la forma de ocupar esos espacios, donde los seres humanos, mantienen relaciones económicas, sociales y espirituales, hablamos de un cuerpo cultural, que sostiene la urdimbre de la red de las múltiples integraciones humanas, que emergen, como una construcción social del territorio como habitat de los seres que lo ocupan.

Si por un momento, logramos imaginarnos sobre cuál sería nuestra actitud como habitantes citadinos, sobre lo que nos pasaría, que de un momento a otro, por alguna circunstancia nos encontráramos, sin señal para los servicios telefónicos, sin internet, sin luz y bloqueados por alguna circunstancia de los medios y formas de vivir que nos ofrece la Ciudad en este siglo XXI.¿Cuál sería nuestro
comportamiento?, recordemos un poco el trauma de la ciudad con cerca de un mes sin agua, ¿Cuál fue nuestra actitud?, que tipo de relaciones se dieron con nuestros vecinos, que sentimientos de altruismo y solidaridad emergieron dentro de la crisis, cuales fue el reconocimiento que nos dimos unos y otros?.

Podemos afirmar, que lo que mantiene con vida las relaciones dentro del territorio, es su construcción social, las múltiples redes económicas, sociales y culturales que nuestra presencia les da, como condición mínima del SER Ciudadano, como aquel que ejerce la solidaridad y vive la dimensión social de la vida en su espacio vital, su territorio.

El País, fue tímido al incorporar los procesos de ordenamiento territorial, como una herramienta para la ocupación del territorio, de forma más humana, y con el objeto de conservar los patrimonios naturales como el agua y nuestra preservación de zonas de reserva ambiental, necesarias para la oxigenación y disfrute del ciudadano de los nuevos tiempos, se hace necesario, por tanto incorporar en las agendas de una Manizales PARA LA VIDA, como bien lo dice la Declaración de Medellín.

“…..Promover la gobernanza local, participativa e inclusiva que empodere a todos los habitantes; reconocer las contribuciones clave de los distintos niveles del gobierno, incluyendo niveles regionales, sub-regionales y municipales; fortalecer los mecanismos formales de coordinación; definir responsabilidades conjuntas; y proveer a cada nivel del gobierno con los recursos necesarios e incentivos para llevar a cabo efectivamente sus respectivos roles.

Promover el desarrollo urbano sostenible, basado en la planeación urbana que fomente la participación de los jóvenes, la igualdad de género, un desarrollo territorial balanceado; fortalecer la resiliencia al cambio climático y a los desastres naturales; la mejora y prevención de los tugurios; y la provisión de vivienda, servicios básicos, y la tenencia segura de la tierra; acceso a transporte seguro, asequible y sostenible; y el acceso a espacios públicos seguros y servicios para todos.”(2)

En ningún aparte del documento presentado como: “Modelo de ocupación del territorio” se enuncia lo acordado por el Gobierno Nacional en la Declaración de Medellín.

De igual forma, se cuestiona el hecho de que el documento no menciona y ni si quiera, tiene articulación con LOS OBJETIVOS DE DESARROLLO SOSTENIBLE, adoptados en la Asamblea General de la ONU, como agenda mundial 2015 –
2030, los cuales son trasversales a la formulación de un POT para una ciudad como Manizales, que debe cumplir como mínimo con la Agenda ordenada por las Naciones Unidas.

«…Estamos resueltos a poner fin a la pobreza y el hambre en todo el mundo de aquí a 2030, a combatir las desigualdades dentro de los países y entre ellos, a construir sociedades pacíficas, justas e inclusivas, a proteger los derechos humanos y promover la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de las mujeres y las niñas, y a garantizar una protección duradera del planeta y sus recursos naturales”, señalaron los Estados en la resolución.»(2

No se requiere ser un sabio, para diseñar un “Modelo de Ocupación del Territorio”, de acuerdo a las Agendas Locales, Nacionales e internacionales, se requiere de una voluntad política de sus dirigentes, donde prime el interés general sobre el particular, donde se planteen políticas públicas con equidad e inclusión social, en fin, pensar en una MANIZALES PARA LA VIDA – LA EQUIDAD COMO FUNDAMENTO DEL DESARROLLO URBANO SOSTENIBLE

“Desde 2008, la mayoría de la población mundial ha vivido en ciudades. Hoy, las áreas urbanas son una combinación de historia, civilización, diversidad y cultura. La urbanización ha sido una fuerza que ha modificado casi todo: la manera de ser y de pensar, la forma de ocupar el espacio, los estilos de vida, las relaciones sociales y económicas y los patrones de consumo y producción. Las ciudades como espacios de innovación, económicos y productivos, proveen oportunidades para mejorar el acceso a los recursos y los servicios, así como opciones en las áreas social, legal, económica, cultural y ambiental. La urbanización ha generado crecimiento económico, desarrollo y prosperidad para muchos.”(2)

Para lo anterior es necesario que exista unas claras políticas basadas en la equidad y la inclusión social, los mal llamados megaproyectos o «smart cities», en inglés, está demostrado que fragmentan el tejido social, además que son propicios para la violación de los derechos humanos, caso del macroproyecto San José.

Múltiples factores, como la guerra en la cual está inmerso en los últimos 50 años, el desgaste de la democracia representativa, sumado a fallas estructurales en el desarrollo del territorio, producto de procesos de fragmentación de los mismos territorios y el olvido del estado centralista en el desarrollo de las regiones.

Se reconoce que en el momento la ciudad, tiene una visión de futuro apoyada en documentos y planes como: “Plan maestro para la educación, para la movilidad, para el espacio público, agenda medioambiental, estrategia para gestión de riesgo y otros, como el proyecto estratégico para la unificación del centro sur y el plan de ordenamiento territorial POT, aglutinados todos en el PLAN GLOBAL MAESTRO ATKINS encargada del “Plan maestro” el 23 de julio del 2013, con la firma de un convenio entre el Reino Unido, Findeter y la Alcaldía de Manizales para empezar a estructurarlo el cual está definido a 25 años”, Se pregunta y el SER, ¿dónde está?, componente del SER esta abandonado, dentro de unas ciudades planeadas para, almacenes de grandes superficies, Torres de apartamentos, vías ajenas a los barrios populares, ¿dónde encontramos el lado humano del desarrollo?, en una ciudad que vive de espaldas del paisaje, donde están diseñados lo espacios y lugares que soñaba Rodrigo Salmona, los sitios de encuentro y desencuentros, los de reposo y disfrute del paisaje, los lugares de nuestros recuerdos con su historia, los sitios de recreo y para el amor, los de disfrutar la naturaleza y su paisaje, es por esto, que pensamos que:

“El interés por la propia ciudad es un síntoma positivo de madurez ciudadana. Y la comprensión de la ciudad donde uno vive, máxime de las grandes urbes, ayuda a los ciudadanos a sentirse sicológicamente mejor, evitando la fragmentación mental que supone vivir en un entramado urbano de gran complejidad que no se es capaz de entender.” (1)

Es el SER del abandono del XXI, ausente en su esencia espiritual, por falta de sitios de esparcimiento, donde se pueda tejer esa urdimbre de una Ciudad pensada a Escala Humana, con nuevos espacios artísticos, culturales y de esparcimiento tan indispensables, en un mundo globalizado y que ha diluido las categorías ontológicas del SER, en un mundo sin diálogo, ausente de la alteridad de los rostros, como es el mundo tecnológico de las redes sociales, es la soledad del hombre producto de un mundo tecnológico y globalizado.

“El urbanismo no es sólo un problema técnico, económico o político, es también un problema social, cultural, estético, medioambiental, histórico, y sobre todo, antropológico, pues afecta directamente al vivir humano. Un diagnóstico real del «estado de salud» de una ciudad no se hace sólo con encuestas o estadísticas, o midiendo la contaminación atmosférica que producen los coches, puede y debe ser, el resultado conjunto del análisis y el trabajo de campo de un equipo multidisciplinar que examine la ciudad en toda su complejidad. También la participación ciudadana es valiosa si se sabe encauzar a través de los distintos colectivos sociales y profesionales”. (2)

Lo anterior, nos compromete a pensar que el componente del SER es trasversal a los otros componente. En nuestro ejercicio de civilidad, estamos pensando en un modelo de ocupación del territorio, para una ciudad del siglo XXI, para un ciudadano que pueda sentirse bien en el territorio, que el territorio le ofrezca las oportunidades de vencer sus miedos, de ejercer la ciudadanía en el pleno sentido de la palabra, como lo hemos enunciado en este documento, un ciudadano que ejerza plenamente sus derechos y sus deberes, que sea autónomo en sus decisiones, políticas, un ser consciente de la solidaridad, la pluralidad, el respeto y reconocimiento del otro como su semejante.

Por desgracia, el componente del SER, está ausente en los proyectos utópicos de Ciudades Sostenibles, en ellos se nos habla de inversiones cuantiosas de infraestructura, mientras el ser humano queda como invitado de piedra, los planificadores modernos están construyendo ciudades para que la soledad de los espíritus, padezca la maldición de macondo. Verdaderos guetos urbanos, donde
cada día se presenta el fenómeno de la “gentrificación”, como es el desplazamiento intra-urbano, condenando a los habitantes más pobres a vivir en las periferias de la ciudad, donde se hace imposible la presencia de las políticas públicas del gobierno local y, así lograr brindar los ciudadanos los servicios públicos para una vida digna.

“Nos encontramos inmersos en una crisis que nos obliga a replantear buena parte de nuestro sistema económico, social y político. La ciudad alberga el espacio-tiempo donde se producirán los cambios, dado que tiene la escala adecuada para aumentar la calidad de vida de la humanidad. Sin ciudades sostenibles, la sostenibilidad, sencillamente, no será posible», afirma Víctor Viñuales, director de la Fundación Ecología y Desarrollo (Ecodes).”

Acogemos que la ciudad debe Gobernarse desde la perceptiva, de una ciudad más diseñada a escala humana, la ciudad es el lugar para que el ciudadano, pueda vivir estéticamente su territorio, mediante la conservación de su paisaje natural, sus patrimonios como el agua y cuencas hidrográficas. Muy a propósito quiero dejar planteadas unas preguntas que deben estar en capacidad de tener respuesta mediante un Plan de Desarrollo alineado con el POT.

“Dónde están las propuestas para mitigar y minimizar los efectos del cambio climático y la búsqueda de aliados estratégicos para fomentar proyectos integrales de adaptación y mitigación, con sector privado y ciudadanía?.

¿Existe en la ciudad una buena cobertura forestal en las cuencas; Se cuida el bosque nativo, se están ejecutando planes de reforestación con especies adaptadas al ecosistema, y/o cuidado de áreas forestales para generación de ingresos rurales?. ¿Se duplican los sumideros de carbono en parques naturales y áreas de reserva?”.

“¿Existe en la Ciudad una minería responsable y cumple todos los requisitos ambientales para favorecer los ecosistemas locales y regionales?”

Si estas preguntas no tienen una respuesta razonable, no podemos hablar de una Manizales sostenible, el ejemplo más próximo lo tenemos en la explotación
minera de Toldafria, donde la misma Justicia (Tribunal administrativo de Caldas) es cómplice, ya que las instituciones que les corresponden no están haciendo control y vigilancia.

Para finalizar, estamos convencidos que el mundo de las utopías de las ciudades sostenibles, para nosotros sustentables, nuestros planteamientos de la importancia del SER, como constructor de mundo, de realidad y de territorio y teniendo en cuenta que el agua es un patrimonio y la fuente de lo que llamamos vida, el eje Central del territorio, le corresponde al SER como sujeto articulador del MOT (Modelo de Ocupación del Territorio), nos faculta para plantear:

“El modelo de ocupación del territorio debe hacerse a partir de las cuencas hidrográficas, teniendo como eje fundamental y ordenador, el agua como elemento de Vida y al ser humano, como sujeto central de ese territorio, en armonía con los demás seres vivos, con visión de región y con énfasis en las veedurías ciudadanas para ejercer un efectivo control social”

REFERENCIAS:

Las Ciudades en el siglo XXI http://www.igreens.es/index.php/green-lab/green- lab/31-publicaciones/109-las-ciudades-en-el-siglo-xx
http://wuf7.unhabitat.org/Media/Default/PDF/Declaración%20de
%20Medell %C3%ADn.pdf

http://www.un.org/es/millenniumgoals/pdf/2015/mdg- report-2015_spanish.pdf,

(4)http://www.unesco.org/new/fileadmin/MULTIMEDIA/FIELD/Havana/ pdf/ Overview_SDSummit-Sp.pdf
(5)https://colaboracion.dnp.gov.co/CDT/Prensa/Publicaciones/05%20Objetivos
%20de%20Desarrollo%20Sostenible%20para%20la%20web.pdf.

(6) Revista Civismo

(7) Documentos SUBÁMONOS AL BUS DEL POT

http://es.calameo.com/books/002060306044799266820

 

902 Total Views 1 Views Today
Social Media Integration by Acurax Wordpress Developers
Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube