imagenY”Soñemos para que La Paz florezca en primavera”

Estamos convocando a la solidaridad, un sentimiento que de emerge de la esperanza y de regar la semilla para que la PAZ florezca en este abril de primavera. Para que por todos los rincones y montañas se silencien los fusiles y las bombas, convocamos al ejercicio díe esa bella actitud Humana, que nace del Alma, del “reconocimiento de los rostros”, nuestra alteridad”, un nosotros.
El nueve de abril es una fecha especial, para rescatar y dar apoyo a los diálogos de paz de la Habana y un homenaje a las víctimas de este largo y doloroso conflicto, las mismas que a pesar de su profundo dolor, empeñan sus mejores esfuerzos en la reconciliación de las colombianas y los colombianos. “¡Por ese porvenir justo y digno donde todas y todos seamos los artífices de nuestros sueños!”.
Un, ¡Nunca más!, ¡Basta ya! Acompañado de un perdón y reconciliación para que jamás vuelva acontecer, además, conocida la verdad, y la reparacb
ión de las víctimas y de después de negociada la paz, el trabajo es lograr que nuestros espíritus se reconciliaran en el ritual del perdón y la convivencia, como ejercicio del respeto por el otro, por el reconocimiento del otro y todo “aquello que llamamos vida.
Invitamos el 9 de Abril 2015 a la marcha, a los plantones (Parque Antonio Nariño-El Cable-Manizales), a las manifestemos con nuestra solidaridad por víctimas del conflicto, con manifestaciones culturales y artísticas por la Memoria y la Solidaridad
Como bien lo expresa, Ana Tiscorni en la guerra que no hemos visto: “la guerra en Colombia, es una de esas realidades dramáticas que ha empujado y sigue empujando manifestaciones artísticas de diversa índole que apelan a intervenir en la realidad, a crear memoria y sentido, a plantear interrogantes y a estimular el debate….”
Se hace necesario, “recuperar a través del arte y la literatura las memorias fragmentadas y hacer de la memoria histórica, un lenguaje que hablemos todos y romper el manto del silencio,”
Hay que hacer un alto en el camino, para volver sobre nuestras vivencias ya sean de: “amor, odio, miedo, vulnerabilidad, desamparo, rechazo, (des- esperanzas), por citar algunas; y de diseñar procesos para situar las experiencias en el presente en un momento concreto”.
Los expertos llaman a este proceso dar cuerpo, sumergirnos en nuestra corporeidad y reconstruir lo acontecido, es en este momento, cuando lo recordado se carga de sentido, un sentido de humanidad que le vamos dando a lo que nos quedó como huella individual o colectiva, es en este momento donde la reconciliación emerge en nuestras almas y el perdón y el olvido puedan incorporarse en nuestros espíritus por eso otra consigna es: “Hagamos un alto en esta senda de odios y violencias.”

José Clareth

 

1113 Total Views 1 Views Today
Customized Social Media Icons from Acurax Digital Marketing Agency
Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube